Ahorra 21% en todas nuestras Mascarillas. Pincha aquí para descubrir más.

¿Por qué debes tener una mascarilla quirúrgica?

uso-recomendado-de-mascarilla-quirúrgica-para-todos

El uso de la mascarilla quirúrgica es un tema que ha generado controversia durante el desarrollo de la pandemia por COVID-19. Vimos cómo en un comienzo se desaconsejaba su uso por parecer innecesario y, finalmente, ahora su uso es recomendado y, en el caso de empresas, espacios públicos y transporte es obligatorio.

Ahora, en cualquier caso, este elemento sanitario es ampliamente recomendado por los expertos en salud pública como médicos de Madrid: 

https://www.youtube.com/watch?v=BhykVoyGYPE

Para ampliar más esta información científica sobre el uso de mascarillas quirúrgicas, en qué casos deberías usarlas, cuándo no y más datos sobre por qué son las recomendadas por los especialistas para dar la pelea a este tipo de coronavirus, debes leer hasta el final: ¡a por ello!

Médicos de hospitales piden que la población use mascarillas quirúrgicas en lugar de las de tipo FFP2 o FFP3 para contener la COVID-19.

 

¿En qué casos se utiliza la mascarilla quirúrgica?

El uso de la mascarilla quirúrgica, desde antes de la pandemia, era recomendado para casos de pacientes con patologías de tipo infeccioso o respiratorias y en el campo médico, dentro de centros hospitalarios, clínicas y otros ambientes del sector de la salud. 

Según sea el tipo de mascarilla quirúrgica, se le da uno u otro uso. Existen 3 tipos de acuerdo con su Eficacia de Protección Bacteriana (BFE) y cada uno tiene un uso recomendado: 

Tipo I:  BFE mínima del 95 %. No indicadas para el uso de profesionales sanitarios en ambientes de quirófano o similares. 

Tipo II: BFE mínima del 98 %. Indicadas para personal médico y personas con enfermedades infectocontagiosas del tipo respiratorio o con sospecha de sufrir de ellas. 

Tipo IIR: BFE mínima del 98 % con antifluidos. En algunos casos se considera un subtipo de la Tipo II. Estas son las indicadas para personal médico en quirófano y condiciones similares.

Ahora, si nos remitimos a lo que indica la SEFAP sobre las mascarillas quirúrgicas, encontramos que estas son catalogadas como equipo sanitario, recomendado para personas infectadas o en sospecha de estar infectadas, así como para el uso del personal médico o sanitario, excepto las de tipo I, las cuales no son suficientes para la protección requerida. 

Justo en esta indicación de uso en pacientes o personas con sospecha de ser portadoras de virus, tenemos la explicación sobre por qué el uso de la mascarilla quirúrgica es tan recomendado en esta pandemia. 

Los casos asintomáticos (entre el 6 y 41 % del total de portadores de la COVID-19) son la principal razón por la que los especialistas en salud recomiendan el uso de mascarilla quirúrgica.

Verás que, tal como lo confirma la OMS, el porcentaje de casos asintomáticos de este tipo de coronavirus ha variado entre el 6 y el 41 %, con una estimación acumulada del 16 %. 

Ahora, la cifra de asintomáticos podría ser incluso mayor, considerando que no ha sido posible hacer la prueba a toda la población para determinar cuántos son realmente los casos positivos asintomáticos. 

¿A dónde queremos llegar con esto? A que, en este punto, cualquier persona puede ser portadora del virus y podría estarlo transmitiendo inconscientemente, si no sigue los protocolos de bioseguridad con la mascarilla y los demás mencionados por las autoridades y organizaciones de salud pública. 

Y es que, aunque en su momento se dijo que los asintomáticos no podían transmitir el virus, lo cierto es que sí pueden, tal como lo confirmó la OMS en su rueda de prensa el pasado 11 de junio del 2020. 

Esta complejidad para contener la propagación del virus por los casos asintomáticos, sumada a la facilidad con la que este se propaga por medio de microgotículas, expulsadas por la persona infectada al toser, estornudar o hablar, hace que se alerte sobre la importancia del uso de la mascarilla. 

Ahora, como te venimos explicando, no es suficiente con cualquier mascarilla, debe ser de tipo quirúrgico preferiblemente. 

quincena de hospitales en Madrid pidieron en su momento a Ayuso, la presidenta de la comunidad madrileña, entregar mascarillas quirúrgicas en lugar de las de tipo FFP2, que pensaba entregar a la población. 

La preocupación médica se orienta a los riesgos que puede implicar la mascarilla FFP2: 

  • Sensación de una falsa seguridad, lo que hace que las personas se descuiden de los demás pasos del protocolo, tales como evitar tocarse los ojos y la cara, lavarse las manos y guardar el distanciamiento social de 1 a 2 metros como mínimo. 
  • Con esta se dificulta la respiración. 
  • Es incómoda y, en algunas personas, es intolerable. 
  • Favorece que las personas se toquen la cara, elevando el riesgo de que las microgotículas de virus entren por la conjuntiva (ojos), nariz o boca. 
  • Generan la necesidad de quitarse la mascarilla por la dificultad para respirar, irritación o molestia, dejando a la persona más expuesta de contagiarse o contagiar. 
  • Esta requiere de un entrenamiento especial para su colocación y retiro. 
  • Se debe estar desinfectando, en el caso de las reutilizables. En el caso de las no reutilizables, el problema es que salen más costosas que las de tipo quirúrgico.

Además, los médicos advierten que el uso de mascarillas FFP2 y FFP3 con válvulas de exhalación es ineficaz y muy arriesgado. Tal como lo mencionan, con estas no se consigue la función de evitar el contagio porque permiten el paso de las microgotículas nasales o de la boca de quien las usa hacia los que le rodean. 

A su vez, los médicos indican que las mascarillas FFP2 y FFP3, en sus diseños ideales, deberían ser reservadas solo para el personal médico que está en contacto directo con pacientes de COVID-19, en ambientes en donde existe el riesgo de que migrogotículas queden suspendidas en el aire por algunos minutos, como ocurre con procedimientos con ventiladores y aerosoles. 

El gran error que se cometió en Europa es que la población no usó la mascarilla a nivel general para contener la propagación de la COVID-19, tal como lo afirma el Profesor Kim Woo-joo del Hospital Universitario Guro de Corea.

Por su parte, el colectivo médico de Madrid indica que las mascarillas quirúrgicas son las ideales para hacer frente a este tipo de virus por las siguientes razones: 

  • Tienen el tamaño y alcance indicado para la prevención del contagio por COVID-19. 
  • Con estas se evita que el portador del virus (consciente o inconsciente de su condición de infectado), expulse hacia el exterior las microgotículas suficientes para contagiar a otros. 
  • Se evita que estos fluidos nasales o de boca contaminen objetos o superficies a su alrededor. 
  • Protegen de ser infectado por salpicadura de gotas de los fluidos transportadores del virus. 

Con toda esta explicación detallada sobre por qué la mascarilla quirúrgica es la recomendada por los expertos para detener la propagación de la COVID-19, te podemos avanzar sobre las ventajas de su uso en diferentes situaciones y personas: 

Uso diario en caso de riesgo de contagio

mascarilla-quirúrgica-como-protección-de-todos

A estas alturas, todos estamos en riesgo de contagio por la propagación que ya ha tenido el virus, por la problemática de los casos asintomáticos y la situación de riesgo a la que nos exponen personas que no siguen los protocolos de bioseguridad. 

De hecho, expertos en enfermedades infecciosas y virus, como el profesor Kim Woo-joo del Hospital Universitario Guro de la Universidad de Corea, mencionan que uno de los grandes errores cometidos en Europa y EE. UU. fue el no usar la mascarilla dentro del equipo de protección a nivel de toda la población. Así lo afirmó el experto en una entrevista.

Del mismo modo, el experto resalta que el uso diario y continuo de la mascarilla fue clave para lograr aplanar la curva y convertir a Corea y otros países asiáticos en los que tienen la tasa más baja de contagio a la fecha. 

El experto también destaca que no es necesario usar mascarillas tipo N95 o con respirador, pues son para uso médico en los casos mencionados de riesgo de microgotículas suspendidas en al aire por aerosoles, vapores o gases usados en ciertos procedimientos. 

Por protocolo en industrias y empresas

tipo-de-mascarilla-quirúrgica-recomendada-en-empresas

Como tal vez sepas, entre las principales condiciones para que las empresas e industrias, tanto de actividades esenciales como no esenciales, pudiesen retomar su operación, está el seguimiento de los protocolos de prevención de contagio, entre los que prevalece el uso de la mascarilla. 

En estas es indispensable la cultura de prevención con el uso responsable y apropiado de las mascarillas y las demás medidas básicas como: 

  • Lavar las manos por un espacio de 20 a 30 segundos y cada 2 horas, asegurándote de lavar bien entre los dedos y hasta la muñeca. 
  • En su defecto podrías usar gel antibacterial para desinfección de manos.
  • Guardar distancia de 1 a 2 metros entre persona a persona. 
  • Al toser o estornudar, taparte la boca y la nariz con el codo (con la mascarilla puesta). 
  • Evitar tocarte la cara. 
  • Desinfectar superficies y objetos con alcohol antiséptico cada cierto espacio de tiempo. 

Además, de acuerdo con el tipo de industria o empresa se establecen medidas más específicas. 

Como protección para el personal médico

la-mascarilla-quirúrgica-para-personal-médico

Dentro de los sectores que pueden tener unas medidas particulares y más estrictas por el nivel de riesgo, encontramos las del sector de la salud. En este caso, por supuesto que es indicada la mascarilla quirúrgica, salvo los casos que ya te hemos comentado. 

Desde antes de esta pandemia, la mascarilla quirúrgica ha sido la idónea para la protección del personal médico en todos los campos. Desde la fisioterapia hasta la asistencia hospitalaria, el personal ha tenido dentro de su equipo sanitario este elemento básico. 

Precisamente, en esta tipología de contagio de la COVID-19 es la más indicada. Ahora, su uso se precisa en todo momento, incluso en el trayecto del lugar de trabajo a la casa se recomienda este tipo de mascarilla para protección del personal sanitario y de los que le rodean.

Así lo ratifica la Cochrane, la Organización internacional sin ánimo de lucro que reúne un grupo de investigadores de las ciencias de la salud. Según su estudio adelantado, en el que se tiene en cuenta el concepto de la OMS, (Organización Mundial de la Salud) y la ECDC (Centro Europeo para Control y Prevención de Enfermedades), se llega a la siguiente conclusión: 

Los sanitarios o personal de la salud deberían hacer uso de mascarilla quirúrgica en los procedimientos de atención sanitaria habituales. Solo para aquellos procedimientos que conllevan la generación de aerosoles, se recomienda la mascarilla N95 o FFP2 (FFP3 el ECDC). 

En la siguiente tabla, la OMS nos aclara en qué situaciones debe usar el personal médico la mascarilla quirúrgica (denominada mascarilla médica dentro de la tabla) y en qué casos, las de tipo EPI (FFP2, N95, FFP3):

uso-de-mascarilla-quirúrgica-en-personal-médico

En este caso, como verás, las indicadas para el personal médico son las de tipo II y IIIR, por su eficiencia y, en el caso de las IIR, por repeler las posibles gotas o fluidos que puedan salpicar a esta parte de la cara. Este tipo de mascarillas comparten las siguientes características especiales: 

  • Tres capas de tela sin tejido. 
  • La capa del medio funciona como filtro bacterial y es la que define el índice de BFE de cada una, el cual debe ser de 85 % o más. 
  • Debe tener una presión diferencial menor de 60 pascal/cm2. 
  • En el caso de la IIR debe tener una resistencia a salpicaduras mayor o igual a 16 kPa. 
  • Su índice de limpieza microbiana debe ser menor o igual a 30 ufc/g. 
  • Su BFE debe ser mayor o igual de 98 %

Para asegurarte de que la mascarilla que compras es quirúrgica y tipo II o IIR (de mayor protección), solo basta con revisar que esta indique en el envoltorio que está certificada por la norma UNE‐EN 14683:2019+AC:2019. 

Por otro lado, al igual que en todo tipo de población, el personal médico debería usar protectores para los ojos, pues a través de las membranas de la conjuntiva el virus también logra invadir el cuerpo e infectarlo. Dentro de los elementos para este fin están las gafas y caretas, tal como lo explica lo OMS. 

Y es que la protección de la vida del personal médico, en todos los ámbitos es esencial y esto nos lo ha recalcado esta situación de emergencia. Del bienestar del personal médico y sanitario depende que más vidas se puedan salvar, que se liberen más unidades de cuidados para pacientes críticos, que las instalaciones hospitalarias estén libres de focos de infección y que podamos combatir el contagio. 

No olvides que sus familias, quienes han tenido que ser pacientes durante estos meses de pandemia han debido redoblar sus cuidados para minimizar el riesgo que implica tener un pariente ejerciendo en el sector de la salud. 

En caso de enfermedad

Para pacientes con enfermedades respiratorias o virales que puedan ser contagiadas por las mucosas nasales, conjuntiva o boca, así como para el personal médico que los atiende, es recomendado el uso de mascarillas quirúrgicas. 

En este caso, se parte del uso fundamental que siempre han tenido estas desde su desarrollo y antes de la actual pandemia. 

Te recordamos que las mascarillas quirúrgicas tienen como principal función la de generar una barrera de interior a exterior. Es decir, conteniendo las microgotículas expulsadas por su portador infectado. 

La razón por la que también las debe usar el  personal sanitario en atención de estos pacientes es porque ellos tienen una alta probabilidad de contagiarse, por lo que su uso es preventivo y una responsabilidad hacia los demás. 

Una mascarilla quirúrgica para diferentes necesidades

Está claro que la mascarilla quirúrgica es la idónea para evitar que la propagación de la COVID-19 continúe de manera descontrolada y que, según su tipo, puede ser aún más efectiva. 

Tenemos que las de tipo I no son adecuadas para el uso de personal sanitario y que las de tipo IIR son las que brindan mayor protección y tienen la característica particular antifluidos. 

En todo caso, lo ideal es que cuentes con la máxima protección de este tipo de mascarillas, aprobadas y recomendadas ampliamente por los expertos de nuestro país y el resto del mundo. 

Por suerte, hoy contamos con un buen abastecimiento de las mascarillas quirúrgicas y tenemos opciones excepcionales, originadas por el ingenio y compromiso social de empresas locales como Béjar

Nuestra compañía lleva más de 25 años enclavada en la cultura e industria textil del país y ha logrado transformarse, para atender la demanda de mascarillas quirúrgicas adecuadas, para la protección en familias, empresas, organizaciones y colectivos médicos. 

Hoy producimos las mascarillas quirúrgicas que superan los estándares exigidos por la normativa europea y ponemos nuestro producto a disposición de toda la población y empresas esenciales o no esenciales, porque consideramos que todos merecemos y necesitamos la mejor protección. 

Estas características por encima de la media que consigues con nuestras mascarillas quirúrgicas Béjar son: 

  • Eficiencia de Filtración Bacteriana de más del 99.7%. Las mascarillas quirúrgicas estándar solo aseguran el 98%.
  • Son antifluidos. Esto las convierte en unas del tipo IIR con mayor BFE. 
  • Filtro TNT de 53 gramos. La mayoría de las mascarillas quirúrgicas tienen un filtro inferior de 20 gramos. 
  • Triple capa de telas no tejidas, tal como lo recomienda la OMS.
  • Diseño anatómico con alambre recubierto de plástico para un moldeado y sujeción efectivos en la parte de la nariz. 
  • Tamaño estándar para todas las edades, que se ajusta a las diferentes contexturas faciales, con pliegues ubicados estratégicamente y gomas elásticas de algodón y lycra. 

 

¿En qué casos no se debe utilizar la mascarilla quirúrgica?

Ten en cuenta que las excepciones también aplican para el uso de la mascarilla quirúrgica. En este caso, existen algunas situaciones en las que se desaconseja su uso: 

  • En caso de presentar falta de aire o mareo tras su uso. 
  • En ambientes en donde el aire ya se considera como no apto por presencia de gases, humo, vapores o sustancias suspendidas y consideradas como tóxicas. 
  • En casos de intolerancia o irritación por los materiales. 
  • En personas que ya tienen dificultad para respirar. 
  • En espacios que carecen de ventilación o de oxígeno suficiente para respirar. 

En estos casos de intolerancia o incompatibilidad con la mascarilla quirúrgica, debes consultar con el médico sobre la mascarilla alternativa más indicada para protegerte. 

Por otro lado, no deberías usar mascarillas quirúrgicas que no indiquen en su envoltorio la certificación de la norma UNE‐EN 14683:2019+AC:2019 y que presenten las siguientes situaciones: 

  • Que al revisarlas a contraluz presenten perforaciones o rasgaduras. 
  • Que no tengan el alambre moldeable para el ajuste anatómico en la parte de la nariz y dejen espacios entre la piel de la cara y la tela. 
  • Que estén húmedas, sucias o con alteraciones. 
  • Que ya hayas usado durante más de 8 horas. 
  • Que no sean de materiales no tejidos. 
  • Que se encuentren vencidas (estas tienen fecha de caducidad).

Del mismo modo, ten en cuenta estas recomendaciones para usarlas: 

  • Es básico que la mascarilla sea cambiada cada 6 a 8 horas de uso, tanto por el riesgo de contaminación como por el cansancio que estas pueden generar. 
  • Al retirarlas para comer o beber debes usar una nueva y desechar la anterior debidamente. 
  • Estas no se deben alterar o modificar para asegurar su efectividad. 
  • Las mascarillas de un solo uso no se deben reutilizar. 
  • Recuerda que las mascarillas son de uso personal y no se pueden compartir. 
  • Evita tocar la mascarilla para recolocártela por el riesgo de contaminación de esta y de las manos. 

Finalmente, no olvides las recomendaciones para colocar la mascarilla quirúrgica, lo cual también es indispensable para asegurar su efectividad.

importancia-del-uso-correcto-de-la-mascarilla-quirúrgica

Conclusiones

La mascarilla quirúrgica es una de las recomendadas por los especialistas en salud de España y del mundo, por su alta efectividad para contener la propagación de la COVID-19. Con esta se logra hacer frente al reto de evitar el contagio por personas infectadas que son asintomáticas que podrían estar esparciendo el virus inconscientemente (entre el 6 y 41 %)  y se protege toda la población por la eficacia de su filtro al bloquear el paso de las microgotículas transportadoras del virus.  

De esta manera, la mascarilla quirúrgica en sus diferentes tipos (I, II, IIR) se convierte en la indicada para la población común, portadores del virus y para las colectivas más expuestas, tal como lo es el personal sanitario. 

Los casos excepcionales en los que la mascarilla quirúrgica no es recomendada se deben a irritabilidad, falta de aire, espacios poco oxigenados y en personal médico que requiere de una protección especial con mascarillas tipo EPI. 

Por otro lado, es importante asegurarte de que la mascarilla quirúrgica cumpla las condiciones de calidad, que complementes su uso con las demás medidas de bioseguridad y que adoptes las recomendaciones de colocación y retirada de estas para alcanzar la máxima efectividad. 

 

Fuentes: 

https://es.cochrane.org/sites/es.cochrane.org/files/public/uploads/COVID-19/hudonostia_mascarillas.pdf

https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/332657/WHO-2019-nCov-IPC_Masks-2020.4-spa.pdf

https://www.sefap.org/2020/04/27/mascarillas-que-tipos-existen-y-que-requisitos-deben-cumplir/

https://www.rtve.es/noticias/20200510/medicos-quincena-hospitales-piden-ayuso-reparta-poblacion-mascarillas-quirurgicas-no-ffp2/2013746.shtml

https://www.youtube.com/watch?v=xafPqcy3lwk&t=7s

https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/when-and-how-to-use-masks

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/030520_GUIA_COMPRA_MASCARILLAS.pdf

https://www.consejogeneralenfermeria.org/images/coronavirus/documentos/DOCUMENTO-DEFITINIVO-MASCARILLA%2020-03.pdf